martes, 8 de julio de 2014

SUMERGIDOS en su Amor - predica escrita

Sumergidos en su amor


No hay nada que puedas hacer para que Dios te ame más. 
Y tampoco podes hacer nada para te ame menos. Dios nos 
Ama por su misma esencia. Ningún esfuerzo humano 
produce más o menos amor de su parte hacia nosotros.

Su amor no está relacionado a nuestra condición. El es Amor, 
y nunca podrá cambiar su propia naturaleza.
Dice Job 42:5-6 (TLA) “Lo que antes sabía de ti era lo que me 
habían contado, pero ahora mis ojos te han visto, y he llegado 
a conocerte. Así que retiro lo dicho, y te ruego me perdones”
Este pasaje de Job, encierra un poco nuestra falta de 
comprensión cabal de lo que es Dios y lo que significa 
su verdadero amor hacia nosotros.

He llegado a esta conclusión: el cristiano en su gran mayoría 
desconoce el amor de Dios

No conocer ese Amor, ha producido un sinfín de caídas y falsas 
imágenes en cuanto a lo que Dios piensa de nosotros. Como 
también, nos ha llevado a creer que ese mismo amor, acepta 
y permite todo. No es ni una cosa, ni la otra.

¿Por qué es importante conocer el verdadero 
significado de Su Amor? Conocer Sig.: Comprender 
por medio de la propia experiencia. Tener trato o relación.

Ahora, este significado, es solo el inicio para el conocimiento. 
Es decir, esto nos adentra a tener una profundidad del 
conocimiento de Su Amor y cómo Su Amor actúa en nosotros.
Cuando Job expresa “He llegado a conocerte…” La palabra 
conocimiento aquí es más profunda que la que ofrece el 
diccionario, la palabra conocer deriva de 
dos palabras “Ginosko” y “Eidon”.

Ginosko significa: Tomando conocimiento. Es decir, 
desarrollando gradualmente el conocimiento.
Eidon significa: Conocimiento en tiempo presente. 
Es decir, conocer absolutamente.

Entonces ¿Cuál sería la diferencia entre estas dos palabras? 
Ginosko sugiere un progresar en el conocimiento, en tanto 
que Eidon habla de haber logrado 
una plenitud en el conocimiento.

Esto lo demuestra Juan 8:55 “Pero vosotros no le conocéis 
(Ginosko, esto es, empezando a conocer); mas 
yo le conozco (Eidon, es decir, Conocer Perfectamente)…”
Por lo general hemos conocido su amor a través de una 
institución, que nos enseño como es “teóricamente” 
Su amor, pero la realidad y los frutos demuestran que 
no hemos conocido su amor a través de la intimidad.
¿Qué produce no conocer su amor a través de la intimidad? 
Que en algún momento determinado, frente a alguna 
situación difícil en particular, lo primero que 
haremos es, dudar en su amor.

Cuando dudo de su amor, por causa de la falta de 
conocimiento, le da lugar al temor. Sin embargo, si 
conociera de su amor entendería lo que dice 1 Juan 4:18 
“En el amor no hay temor, sino que el perfecto amor echa 
fuera el temor; porque el temor lleva en sí castigo. 
De donde el que teme, no ha sido perfeccionado en el amor”
¿En qué amor debo ser perfeccionado? En el perfecto amor. 
¿Qué significa perfecto? que no posee defectos. Ya concluido 
en su totalidad. Que posee lo mayor de la excelencia.

¿Cuál es el perfecto amor? Dios. En otras palabras, es Dios 
perfeccionado en nosotros para que podamos disfrutar y 
comprende de su amor. El temor atrae castigo, su amor 
produce totalidad, cambios y excelencia.
Las mentiras que asimilamos sobre el amor de Dios
Debo entender esta verdad inconmovible: Dios no ama 
como ama el hombre. Justamente el diablo usa nuestra 
inmadurez y nos hace creer esto. Pero nunca Dios amará 
como ama el hombre, porque Él es Amor.

Mentira uno: Su amor es temporal. Es decir, muchas 
personas sienten que Dios no las ama como antes. Esta 
deducción la sacan relacionándolo con aquello que les pasa. 
Dependiendo de ciertas circunstancias depende el Amor.
Mentira dos: Dios ama más a otros que a mí. Esta es una de 
las mentiras más comunes. Por lo general nace en la 
comparación y en el complejo. Para ser libre de esta mentira, 
se nos tiene que revelar que Dios es Padre. 
(Dar mi ejemplo, nacimiento de mis hijas)
Mentira tres: Su amor depende de mi comportamiento. 
Jamás Dios cambiara Su amor por mí a causa de lo que hago 
o lo que hice. Jamás. Esto lo demuestra 1 Juan 4:19 dice 
“Nosotros le amamos a él, porque él nos amó primero”



AvanzaPorMas.com
"Estamos para bendecirte"

No hay comentarios:

Publicar un comentario