miércoles, 27 de noviembre de 2013

Hablar NUNCA es un acto INOCENTE


Para funcionar en la dinámica de la fe, 
es de vital importancia conocer la naturaleza 
de Dios y de su palabra. No existe en la 
Biblia tal cosa como la fe muda, 
la fe siempre habla, pues no hay fe sin 
confesión.

2ª Corintios 4:13 Escrito está: “Creí, y por eso hablé." 
Con ese mismo espíritu de fe también nosotros creemos, 
y por eso hablamos.

Cada vez que los discípulos le pidieron al Señor 
que les aumentara la fe, Él no les enseñó 
fórmulas artificiosas o mitos raros; simplemente 
les enseñó a confesar la palabra, y esta palabra 
confesada produciría fe en ellos. Me parece oír 
al Señor diciéndoles: “Si quieren fe, háblenle al 
monte que se traslade al mar, háblenle al sicómoro 
que se desarraigue y se plante en el mar, 
simplemente activen la fe hablando fe”.

Hay que reconocer que Dios es Espíritu, 
por lo tanto es abstracto e invisible, vale decir, 
que él no habita en el mundo de nuestros 
cinco sentidos naturales, sino que los trasciende.

Dios no está sujeto al tiempo ni al espacio, El 
no responde a patrones físicos, Dios habita en 
el mundo espiritual.

Juan 4:24 Dios es espíritu, y quienes lo adoran 
deben hacerlo en espíritu y en verdad.

Las Tres Incorporaciones de Dios... Ver todo


AvanzaPorMas.copm
"Estamos para bendecirte"

No hay comentarios:

Publicar un comentario